Noticia

18 mayo 2017

La compra pública fortalece el desarrollo productivo en el Ecuador

La fabricación de calzado en el país ha ido en aumento: 77 empresas, agremiadas en la Cámara Nacional del Calzado (Caltu) generan empleo directo para 6.500 personas, con una producción anual que, hasta el 2016, fue de 29 millones de pares de zapatos. Este gremio cuenta con un laboratorio de calzado en el que se analizan distintos aspectos, como la resistencia de los materiales y garantizar, con ello, la calidad del producto final. La materia prima se obtiene de productores locales de cuero y suelas, lo que genera más fuentes de empleo.

Para Lilia Villavicencio, presidenta nacional de Caltu, el valor agregado ecuatoriano, es decir el porcentaje de componentes nacionales que intervienen en la fabricación de cada par, supera el 70%; sin embargo, los pegantes, emplantillantes y forros son adquiridos en Colombia, México y Brasil, respectivamente. Para Villavicencio la importación de estos materiales está por terminar porque existen proveedores locales que ya están produciendo estos materiales, “en poco tiempo contaremos con producción nacional”, anunció.

Villavicencio enfatizó que la existencia de los Catálogos Electrónicos de la compra pública son el primer paso para un proceso virtuoso de empuje a la industria nacional, pues “hay buena aceptación de nuestra producción; los fabricantes se esfuerzan por generar un mejor producto; hay inversiones importantes para la fabricación de insumos que aún se importan y se brinda más capacitación a los agremiados. La gente trabaja por tener un buen producto para el sector público”.

Coincide con esa visión Christian Cisneros, director Ejecutivo de la Cámara Nacional de Pequeña y Mediana Empresa (CANAPYME) y destacó la intervención de la industria ecuatoriana en la verificación de los productos y servicios que se ofrecen a través de los catálogos del SERCOP, sus productores incluyan un alto porcentaje de contenido ecuatoriano, mantengan estándares de calidad apropiados y ofrezcan precios al Estado que garanticen participación, derechos laborales y permitan la innovación y el desarrollo tecnológico de las empresas participantes.

Cisneros aseguró que “el proceso de verificación es técnico y lo hacen personas que conocen de las diferentes temáticas. Las cámaras provinciales de pequeña y mediana empresa tienen un amplio conocimiento de la realidad productiva de su territorio, y por tanto, promueven aquellos sectores intensivos en contenido ecuatoriano y que fomentan, por sobre todo, el talento humano, la innovación nacional”.

La CANAPYME ha logrado incluir a 14 cámaras provinciales lo que representa un esfuerzo sólido de agrupar los requerimientos del sector que genera más del 90% del empleo en el Ecuador y, a su vez, proponer ante la sociedad ecuatoriana un modelo de desarrollo basado en la producción, no en la importación o actividad especulativas financieras.

Para la Federación de Industrias del Metal (Fedimetal) el convenio suscrito en 2016 con el SERCOP y la voluntad política que existe, les abre las puertas para ejercer la función de verificadores de catálogo electrónico.  Fedimetal se integra con 45 empresas cuyo afán es contribuir a la industrialización y sustitución de importaciones: “participamos como verificadores de la compra pública y lo hacemos con el propósito de defender a la empresa nacional”, dijo Guillermo Pavón, director Ejecutivo.

Según Pavón, con la verificación de los catálogos se logra que “los procesos de contratación sean más equitativos y transparentes. Buscamos una competencia más justa y leal que genere más oportunidades a la industria”. La convocatoria que hace el SERCOP al sector privado marca una diferencia en los objetivos de la compra pública, según lo anuncia el representante de Fedimetal, pues “tenemos un mismo objetivo que es el país, y en la medida en que podamos trabajar por ese objetivo estaremos generando mejores condiciones a nuestras futuras generaciones. Queremos advertir en el sector público la voluntad de trabajar con esta herramienta”.

Desde la compra pública también se abrieron oportunidades para la Federación Nacional de Transporte Liviano, Mixto y Mediano del Ecuador (Fenacotrali) que representa a 6500 camioneteros de todo el país, a través de 400 operadoras. Su vicepresidente, Lautaro Ayala asegura que antes era imposible ser contratado por las entidades públicas: “no teníamos acceso, actualmente nuestro servicio consta en el catálogo electrónico y, por tanto, podemos exigir que se nos contrate a través de esa herramienta”.  De esta manera, Fenacotrali verifica que los responsables de la compra pública en cada entidad contratante usen de manera adecuada el catálogo electrónico, porque esto les significa una contratación justa según dijo, “es un mecanismo equitativo, igualitario en los precios, nadie recibe menos ni más, la corrupción se elimina porque el sistema es automático y no depende de nadie”. Ayala resalta, a su vez, que existe estabilidad laboral “el SERCOP plantea que existan órdenes de compra de 3, 6 y 12 meses, esto incluso nos permite planificar en la renovación de nuestras unidades, estamos al día en las cuotas con las concesionarias o con BanEcuador, y nuestras familias ya no tienen limitaciones”.

Con un gremio organizado y comprometido con la verificación del catálogo electrónico, el Estado gana porque adquiere un servicio de calidad, en la medida en que las unidades de transporte están mejor cuidadas y mantenidas, aprueban las revisiones técnicas y tienes los documentos en orden, “nosotros no le corremos al trabajo, llegamos a todos los lugares que la entidades necesitan, la confianza que hemos puesto en el SERCOP y en este Gobierno, nos llama a estar firmes respaldando esos cambios”.

SERCOP

Leave a Reply