Noticia

29 enero 2018

En la Asamblea se analiza sobre emprendimientos, desarrollo, sociedad y ambiente

No solo la generación de emprendimiento y empleo se analizó en la Asamblea Nacional, sino también cómo desarrollar responsabilidad social a través de estos trabajos, que deben ser amigables con el medio ambiente. Se hizo en el conversatorio Reactivación Económica y Emprendimiento, una mirada hacia el futuro, al que acudieron unos 200 emprendedores del país, fundaciones y organizaciones nacionales e internacionales, así como instituciones educativas.

El evento lo organizó la Fundación para el Emprendimiento del Ecuador (Emprede.Ec), con la colaboración de la asambleísta nacional Marcela Cevallos. La parlamentaria lleva adelante un proceso de diálogo social en todo el país para la construcción de la Ley del Emprendimiento. Su objetivo es que Ecuador disponga de mejores instrumentos y políticas para este sector de la economía popular y solidaria.

Jhomayra Gavilánez, de Emprende.Ec, informó que la Fundación a la que representa ha canalizado formación y capacitación para desarrollar emprendimientos dentro de un esquema de cooperación público-privado. El propósito es brindar oportunidades para fomentar el espíritu emprendedor y construir los canales adecuados para fortalecerlos.

Para emprender ahora tenemos más recursos que hace 20 años, por ejemplo, este tipo de capacitaciones”, enfatizó Sebastián Borja, de Renovación. Además, se refirió a algunos obstáculos que impiden innovar, a pesar de contar con una idea clara, entre ellos el miedo, pereza, rutina. Recomendó hacer un análisis de las Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas que tiene cada persona, lo que le permitirá definir sus estrategias. Invitó a pasar de la idea a la acción.

Eduardo Alcívar, de la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación, se refirió al ciclo emprendedor, que pasa por la generación del emprendimiento, el mercado, la etapa de crecimiento y la internacionalización. Sugirió algunas instituciones financieras que apoyan estos trabajos y juntarse con personas que complementen su negocio. En las primeras etapas dijo que se requiere un capital semilla, pero después es fundamental apalancarse en fuentes de financiamiento, porque se requiere ser más competitivo.

Sin embargo, “no se pide únicamente emprender y generar empleo, porque el mercado ha cambiado, es más exigente y consume negocios que tengan un componente social, que reinvierta en la comunidad”, según Pedro Aulestia, del Grupo Aulestia. Indicó que el reto de un emprendedor es buscar soluciones a los problemas de la sociedad.

Para el también catedrático de la Universidad de Guadalajara-México, el emprendedor tiene las herramientas para generar riqueza y sacar a la gente de la pobreza. Para ello es necesario ser un emprendedor más técnico, que acceda a las herramientas que las organizaciones, fundaciones e instituciones brindan. Informó que el 70 % de los graduados en la Región deciden emprender, pero el 80 % de los mismos fracasan en el primer año porque no buscan apoyo.

Sobre la importancia del éxito habló Orlando Pineda de CD-Hull Prize. Esta organización internacional toma los casos más relevantes del mundo, sobre todo de universidades, los analiza y escoge a los 20 mejores, que deben tener algunas características: sociables, acelerables y rentables. El mejor se lleva un millón de dólares como capital semilla. Esta organización se basa en los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

Enmarcados en ese mismo ámbito de contribuir con los ODS se expusieron algunos casos como ElectroBike, que desarrolla bicicletas amigables con el medio ambiente; Mullos Art, de la nacionalidad quichua, que desarrolla artesanías; y de la Asociación de Mujeres Cambia, de Santa Elena, que elabora bisutería a partir de materiales reciclables, entre otros casos. 

 

ASAMBLEA NACIONAL DEL ECUADOR

Leave a Reply